Comienzo de una vida como personas


¿Que tal, amigos lectores? Disculpen la ausencia de ayer, como que ya se me hizo costumbre jeje. Y bueno ayer, aburrido como siempre (en lugar de estar haciendo algo útil), me puse a escribir un cuento. Pero no se preocupen, sigue siendo el mismo que Vivir como perros, con unos perros, sólo que es una especie de continuación. Creo que le hacía falta algo y pues...bueno, aquí va:

Comienzo de una vida como personas


- Mataron al señor Pablo. Ay Dios mío, ¿Qué vamos a hacer ahora?
-No se preocupe doña Enia, que él murió salvando a ese pobre niño, y nos pudimos escapar nosotros.
-Ah ¿pero cómo se atreve a decir a eso? El bebé quedó ahí, con esos tipos que Dios sabrá que harán con él.
Sólo 7 esclavos lograron cruzar el río. Los demás, no tenían fuerza, tanto física como de voluntad. Prefirieron morir ahí mismo antes que adentrarse a seguir un largo camino, arriesgarse por tener al menos una última oportunidad de sobrevivir, y ver por última vez la sonrisa de sus familiares, amigos, o cualquier persona que los haya esperado por 10 desdichados años.
La primera noche fuera de ese lugar de esclavitud, y los que aún conservan una pequeña esperanza de vida, celebran aunque sea en sus corazones. Todos y cada uno de ellos, se sentían humanos una vez más. Alegres, una emoción digna de los humanos. La primera noche, de la que todos esperan no sea la única.

Al siguiente día, las recién escapadas personas despiertan, agradeciendo por un día más. Al menos la mayoría, que aun tienen una cuerda capción de la realidad. Se sacuden el polvo, y se quitan de encima las cucarachas que dormían sobre sus cuerpos. La ardua caminata comienza de nuevo. Así durante varios agonizantes días, y las últimas 4 personas que no fueron devoradas, caen rendidas en el suelo.
-Doña Enia, por favor levántese, tiene que seguir por favor. Vamos, vamos, levántese, ¿No quiere ver a su hijo? Ya debe tener unos 13 años, y seguro ya es un gran hombre fuerte y saludable. Vamos, señora, por favor, que su hijo la debe estar esperando con una taza de café en la puerta, así, mire, como mi esposa me está esperando a mí. Mírela, ahí está.
El pobre hombre intentaba despertar a un difunto, mostrándole la imaginaria imagen de su esposa, en el horizonte del amplio desierto.
Fabricio, que había perdido la cordura junto a las otras 2 personas, siguen caminando, esperando lo mejor al final del camino.

Pasan 3 frías noches, y las últimas reservas de alimento se acaban. Las personas se comen los gusanos de desierto, que lo habían dejado para el final. Como ellos decían, “lo mejor para el final”, manteniendo aún el sentido del humor. Casi el único sentido que les quedaba.
Las 3 personas no sabían hacia donde caminaban, sólo lo hacían como si fueran dirigidos hacia sus hogares. Un día más, se decían cada uno en sus almas, mientras sus cuerpos ya deseaban morir.

Sin sentido de la vista u oído, las 3 personas sólo sienten cómo son levantadas y recostadas en algo a lo que las personas llaman “cómodo”. Sólo se oyen estas palabras:
-Fabricio, ya ni sé donde estamos. Pero sólo, doy gracias a Dios, porque ya nos podemos llamar, “personas”.


Eso fue todo, y bueno, dado el hecho que algunos de ustedes son estudiantes (o al menos recuerdan algo de la clase de español), me gustaría que hicieran un tipo de análisis (ya saben, tipo de narrador, espacio físico, social, religioso, sicológico, etc), claro, si creen que es un cuento que lo merece.
Me ayudarían mucho a mejorar, ya que es uno de mis mayores intereses, como se habrán dado cuenta.
Muchas gracias por leerlo, y que la pasen pura vida.

6 comentarios:

Jedi Ninja dijo...

ja! hace mucho que no soy el primero en comentar.
bueno, lo del análisis... te refieres a una reseña?

MegaJiem dijo...

No exactamente, sino como, ¿cuál es la posición social de los personajes? o, ¿como destaca la religión en el cuento? o, ¿que tipo de narrador tiene (por ejemplo en la primera parte el narrador era protagonista)? ¿me entiendes? algo así.
Pero claro, si quieres, es sólo para ponerlos a pensar un poco jeje, pero si quieres sólo dime lo que te gustó y lo que no.

pura vida Jedi.

Carlos Javier Eguren Hernández dijo...

Por fin, me he leído la continuación de tu primer relato que has colgado por aquí (genial lo de hacer el recordatorio del final del primero, al principio).

Vamos al grano.

El narrador me gusta que sea en tercera persona, aunque se podría hacer más "sentimental" desde la primera, pero no creo que pudiese llegarse a ironizar o a algunos puntos como lo ha hecho tú.

En cuanto al espacio físico, entre algunas características que dejas por el relato y la foto creo que podemos imaginar un lugar desértico y duro quizás alguna descripción breve hubiera situado mejor a algún lector que pueda "perderse".

Sobre lo social, este tipo de cosas, por duras que parezcan, siguen ocurriendo. Y también podemos extrapolarlo a otras situaciones, las personas que año tras año vagan por el desierto esperando llegar a Estados Unidos, perseguidos por grupos de estadounidenses capaces de abrirles fuego..., como si fuera una caza. En Europa también ocurre, aunque por suerte, donde vivo, no tenemos patrullas que hunden las pateras de los africanos que vienen en busca de un futuro mejor (aunque también hay discriminación, porque sean inmigrantes). Creo que toda persona tiene derecho a la vida y por tanto a pelear por ella como sea.

En cuanto al aspecto religioso, supongo que si eres creyente, puedes tener esa esperanza de "un mundo mejor". En la Edad Media, por ejemplo, la vida sólo era una transición dolorosa a una vida mejor en el Cielo (ideas cogidas de Platón), sin embargo gente como Nietzsche nos recordó que hay que aprovechar esta vida porque ¿y si no hay otro mundo? Por tanto, y para no desviarme del tema, me parece que no está mal enfocado el tema de Dios, que no es sólo el cristiano, sino puede ser cualquiera de cualquier religión.

Sobre el aspecto psicológico, quizás para captarlo mejor, hubiera puesto alguna alucinación de las personas que huyen. Ver cómo su ilusión se desvanecía como su vida.

Añadir que el estilo no me parece malo y el lenguaje tampoco, en gran parte se entiende, y es genial que sea así (porque ni una persona que escriba en español en Madrid, o lo haga en Costa Rica o incluso pasando por Canarias, debería encerrarse en sí mismo y crear un estilo hermético).

En general me ha gustado, aunque debo pedirte disculpas por un comentario tan corto en realidad. Creo que desde que he empezado en la Facultad he olvidado cómo se hacían estos análisis y me he dedicado a tocar los puntos que señalabas xD

En fin, a seguir así y suerte.

MegaJiem dijo...

Creo que de todo lo que ha durado este blog y durante que lo he mantenido, nunca habían hecho un comentario tan largo ja ja.

De verdad muchísimas gracias Carlos, ésta segunda parte no se la he enseñado al profesor, espero poder hacerlo cuando acaben estas vacaciones.

Y pues, de nuevo gracias por el análisis, aquí ya es un poco tarde, salgo de Blogger, apago la compu y me iré a dormir...

pura vida a todos.

Jedi Ninja dijo...

otro día ausente. bueno, como no soy muy bueno en los análisis (y al parecer Carlos es mucho mejor) sólo pondré lo que me gustó:
bueno, primero que nada, buena secuela. con esta, podemos comprender mejor a los "extras" en el cuento anterior. ahora hay un poco más de sentimentalismo... y en esta, queda mucho. también comprendemos un poco más sobre lo que les pasó a las personas, como que perdieron a sus hujos y eso (lo que me hace imaginarme uno que otro flashback).
aunque la vida los aplastó y aún no saben adónde ir, la mayoría mantiene el optimismo y eso da como una enseñanza de vida.
no le veo puntos malos a esta historia.

salu2

MegaJiem dijo...

Muchísimas gracias Jedi, eso era lo que quería, al igual que Carlos, muchas gracias a los 2 por sus análisis.
Ja ja, me dió risa lo de los flashbacks ja ja, ese es el objetivo, que haga imaginar a los lectores.
Ah y Jedi, Carlos es escritor, en su blog
http://elantrodelosvampirosyotrosmonstruos.blogspot.com/

él escribe cuentos, así que, bueno, es muy bueno en análisis de cuentos.

gracias a los 2 (de nuevo) y pura vida.